POTRO DE HERRAR

Esta estructura servía para sujetar grandes animales como caballos, burros y hasta vacas. Aunque se realizaban muchas funciones, como la cura de animales, la actividad que le da nombre es la de poner las herraduras.

VISITA
PUEBLO
10188
927 313 702
ayuntamiento@botija.es

Por lo general consisten en un número de postes verticales de piedra o de madera, de cuatro a seis, sobre los que se sujetan unas vigas de madera que permiten amarrar de forma segura a los animales. Las cinchas, correas y cordeles se pasaban por debajo del animal y se sujetaban mediante ganchos a las vigas. Un mecanismo permitía elevar ligeramente al animal de tal manera que sus patas no tocasen el suelo.
Existe un argot particular para las labores y las partes de toda esta estructura: el yugo es la pieza que sujeta la cabeza, la maroma son las cuerdas que lo atan; colgar es levantar el animal, el rodillo la viga longitudinal con movimiento de rotación; el colgadero era la viga fija que lo sujetaba…
De esta manera se podría proceder al herraje seguro. en cualquier momento se podían ajustar las cuerdas. Esta actividad está relacionada con las herrerías. En Botija se tiene constancia de su existencia desde la remota antigüedad, desde la edad del hierro hasta el período medieval. Los Herreros trabajaban el metal mediante el fuego y el martillo, fabricando y reparando objetos de hierro y de otros metales.