Molino de la Muralla

Se trata de un muro enorme de mampostería que servía para almacenar el agua necesaria para mover un molino de harina que estaba prácticamente adosado al muro. Se cree que data del siglo XVIII y que se usaba un sistema de presa o pesquera para moler el trigo. Es un lugar de interés cultural y natural que se puede visitar.

VISITA
MURALLA
10188
927 313 702
Exteriores, Todos los días
ayuntamiento@botija.es

Hay algunas hipótesis sobre la historia del molino de la muralla. Una de ellas es que se construyó para alguna actividad relacionada con la minería de la zona, ya que cerca de la muralla hay pozos de minas que se conocen como “las minas romanas” y que se cree que se explotaban desde la época romana hasta el siglo XX para extraer metales como el hierro, el cobre o el plomo. La hipótesis es que la muralla se construyó para facilitar el lavado o limpieza del mineral, aprovechando la fuerza del agua del río Tamuja.

Si hacemos caso a esta idea el origen podría ser muy, pero que muy antiguo. Sin embargo, esta hipótesis no está confirmada y se basa en la observación y el análisis de la construcción de algunos investigadores.

Otra hipótesis es que se hizo para regular el agua necesaria para que el molino funcionase el mayor tiempo posible, sin depender tanto de la climatología.

El paraje es de absoluto ensueño, su estampa va a cambiar notablemente según la estación del año en que lo visitemos. Cuando hay mucha agua, prestamos atención a la espectacularidad de las masas de agua en movimiento, en primavera las flores y los aromas de la naturaleza. En verano, el verde se vuelve dorado y los caudales se restringen al mínimo, entonces podemos ver la estructura de la forma más completa.

Los sedimentos acumulados delante de la presa nos impiden ver en su extensión y altura la gran muralla, también ocupan buena parte del vaso que en sus orígenes formaría un lago espectacular.

La visita debe hacerse con sumo cuidado, transitar por los espacios previstos y sí nos aventuramos a realizar algún recorrido por el curso del río o en sus inmediaciones, debemos adoptar todas las medidas de precaución posibles. Aunque los tránsitos son sencillos, por momentos, las dimensiones son importantes y el muro alcanza varios metros de altura.
Los restos del Molino se adosan al muro. Todas estas infraestructuras están siendo recuperadas por el Ayuntamiento de Botija para el disfrute de un turismo de naturaleza, que busca patrimonios originales y diferentes.